“Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos”, ya lo dijo Aristófanes, y parece que en el mundo de la tecnología esta idea es un bucle que ha hecho avanzar a pasos agigantados el dominio de las nuevas tecnologías sobre la sociedad; en todas sus variantes y formas.

Cuando ya están siendo investigados los posibles daños que pueden causar las pantallas retroiluminadas en la salud ocular, varias empresas ya se han adelantado y muestran una posible solución.

“Protege la retina de millones de usuarios de dispositivos móviles”. Este slogan tan llamativo pertenece a la empresa española Reticare, en la cual han creado una lámina protectora para las pantallas de nuestros dispositivos, (móvil, tablet, monitor, portátil…) que no sólo los protege frente a arañazos, sino que “cuida de nuestras retinas”.

Según este innovador invento (a la par que oportuno), “algunos tipos de iluminación por LED, presentes en las pantallas de ciertos móviles, tablets y videoconsolas, podrían dañar la retina humana”. Al parecer, esto ha sido demostrado por un equipo de científicos de la Universidad Complutense de Madrid que llevan más de 12 años estudiando los efectos tóxicos de la luz, centrándose sobre todo en el daño que provoca la luz LED en la retina humana.

En una nota de prensa, Reticare comenta al respecto que en los experimentos realizados en el último año, “donde se exponían células de epitelio pigmentario de la retina de donantes humanos a luz LED directa, de diferente intensidad durante 72 horas en ciclo circadiano, se obtuvieron resultados contundentes. El 93% de las células morían cuando no tenían protección, sin embargo, al introducir la protección (que incluye la lámina protectora Reticare) entre las células y la luz, la supervivencia celular llegaba hasta el 90%, reduciéndose la mortalidad celular hasta 10 veces”.

No es oro todo lo que reluce

Parece que todo es color de rosa con inventos como los de Reticare, pero cuando le preguntamos a una experta ajena a esta empresa, parece que no todo está tan claroPepa Juan, experimentada profesional en el campo de la optometría, afirma que “estas láminas sólo protegerían la retina del envejecimiento, pero nuestra cornea y nuestra musculatura ocular seguirían sufriendo”.

Cuando todo parece ir tan rápido en este mundo de las nuevas tecnologías, a veces cuesta recordar que en el fondo son meras empresas cuyo eje central son los beneficios. Reticare es sólo un paso más de los tantísimos que aún quedan por recorrer. Debemos seguir aprendiendo a mirar detenidamente, a pesar de que el futuro parezca que se nos venga encima. Ahora la pregunta es si hacerlo o no a través de las láminas de Reticare.

Fuentes: Reticare / PhoneArena