Verano es sinónimo de calor, de diversión, de hacer miles de fotos, de bañarse en ríos, ir a las playas o disfrutar de una buena piscina. La desconexión es tal que se nos puede olvidar que llevamos el móvil encima y que se nos moje. ¿A quién no le ha pasado?

Si sólo se te llena de arena, lo que debes hacer es agitarlo, soplarlo o aplicarle aire con un secador, pero nunca frotarlo, ya que la arena de playa contiene diminutos granitos de cuarzo que pueden rayar nuestros dispositivos. El problema llega cuando el teléfono se da un chapuzón. ¿Qué hacer si se moja el móvil? AppAndAbout te da la solución en sólo 5 pasos:

1 – Extrae la batería y la tarjeta SIM

Es lo más importante y lo primero que debes hacer, (antes incluso de comprobar si tu móvil funciona o no). Todos los circuitos electrónicos más sensibles confluyen en la zona de la batería, lo que haremos al quitar la batería y la SIM es descartar la posibilidad de que se produzca un cortocircuito en las entrañas de nuestro smartphone. Esto, por supuesto, no ocurre con aquellos móviles a los que no se les puede extraer las baterías, ya que se encuentran totalmente selladas, por lo tanto sólo tendrán que quitar la SIM.

2 – Si ha caído en agua salada, enjuágalo con agua dulce

Puede parecer un tanto chocante, pero es fundamental. La salinidad del agua erosiona de manera muy rápida el teléfono, si se te ha caído al mar, dale un enjuague rápido con agua dulce.

3 – Seca el móvil

Este paso debería aparecer en primera posición, ¿verdad? Pues no sería lo correcto, aunque sea lo primero que pensemos cuando el móvil se moja. Una vez retirada la batería (si se puede extraer) y la SIM, secamos a conciencia con un trapo seco, comenzando por los recovecos de la circuitería de nuestro teléfono: zona de la batería y tarjeta SIM, altavoces, ranuras para tarjetas de memoria, entrada mini jack de audio, micrófonos y conectores. Procura no mover mucho el dispositivo ni agitarlo, puesto que así se esparcirá el agua a lugares inaccesibles.

4 – Utiliza un secador

Con un secador de pelo aplica con precaución intermitentes ráfagas de aire caliente al móvil. Si se ha metido algo de agua en la pantalla, el calor hará que se evapore, pero para ello no debes permanecer mucho tiempo con la fuente de aire caliente directa al móvil, ya que éste podría sobrecalentarse y se estropearía.

5 – Mételo en un tarro con arroz

El arroz es un compuesto higroscópico, esa palabra (tan rara, todo sea dicho) quiere decir que absorbe el agua o la humedad liberada en el aire para crear un equilibrio con el ambiente de alrededor. Es decir, coloca lo más rápido posible tu móvil mojado en un tarro y llénalo de arroz seco, éste hará que se reduzca la humedad dentro del recipiente, evaporando el agua que todavía pueda permanecer en el teléfono. El móvil deberá permanecer en el tarro de arroz 24 horas. Existen otros compuestos que también absorben la humedad, como por ejemplo el gel de sílice, (esas pequeñas bolsas que tienen bolitas en su interior y que suelen ir en las cajas de zapatos).

Si después de todos estos pasos tu móvil no resucita, posiblemente se produjo un cortocircuito antes de proceder a secarlo. Por otra parte, si el dispositivo ha entrado en contacto con una gran cantidad de agua, es probable que debas extender los plazos de tiempo para que se seque del todo. ¡Disfruta del verano y suerte!