El 4G huele a futuro, a unas velocidades de navegación ultra rápidas, a un desarrollo tecnológico mundial sin precedentes, huele a un coche de carreras que podemos tener en nuestras manos en forma de móvil o tablet. Pero España, huele diferente al resto. En España percibimos el olor a gasolina y nos produce rechazo; al parecer, “un gasóleo tan caro ensombrece a un coche tan potente”.

Así es como lo define David Arráez, experto en nuevas tecnologías y responsable de usuarioarraez.com y de Cyberdiario: “Pensemos en un coche. Con un depósito lleno podremos hacer un número limitado de kilómetros si circulamos a una velocidad baja, pero si aumentamos esa velocidad, el número de kilómetros que podremos hacer es muy inferior. Con la red 4G pasa lo mismo, esa brutal tasa de transferencia de datos nos lleva a pisar el acelerador de nuestro smartphone, y sin darnos cuenta, nuestro giga de datos se esfuma”.

Revolución sin evolución

Pero, ¿es tan grande la diferencia entre las redes 3G que todos tenemos en nuestros dispositivos en comparación con el nuevo 4G? Al parecer, es una revolución en las redes de comunicación sin precedentes. “En una conexión 3G podemos llegar a unos 3Mbit/s y en 4G podemos llegar a los 100Mbit/s”, afirma José L. Alacid, ingeniero técnico en sistemas de telecomunicación y analista de telefonía móvil, que también asegura que “la mayoría de los clientes no van a aprovechar el 100% de los recursos que le ofrece una conexión 4G” ya que “muchos megas se van a quedar por el camino”.

La situación en nuestro país es muy delicada, ya que las grandes compañías están marcando el camino que deben seguir los avances tecnológicos y esto afecta a que los usuarios no podrán exprimir todos los recursos que tiene su dispositivo móvil. “¿De qué me sirve contar con una gran velocidad si el periodo de tiempo que voy a poder disfrutarla es muy reducido?”, se pregunta el editor de Celularis, Nicolás Rivera, que seguidamente pone un ejemplo práctico para entender mejor esta situación: “Con 4G podemos ver vídeos en HD (alta definición) sin problemas, pero el bono de datos se gastará mucho antes, lo que nos dejará el resto del mes con una conexión muy pobre, salvo que paguemos más”. Estamos a merced de nuestras compañías, y éstas parece que no van a desaprovechar la oportunidad de sacar tajada minando la evolución de sus tarifas y servicios.

 

Estancados en el 3G

“Las operadoras ya ofrecen tarifas 4G en España, pero los bonos de datos siguen siendo prehistóricos”, asevera con contundencia el editor de la web de nuevas tecnologías Celularis. Aunque no sólo vamos varios pasos por detrás de otros países en cuanto a las tarifas de datos, ya que “las operadoras deben de expandir por el territorio español la cobertura 4G, que como todos sabemos sigue siendo bastante reducida por el momento, limitándose a grandes urbes y algunas poblaciones cercanas”.

La implantación del 4G en España, a ojos del profesional en teleco José L. Alacid, es “tanto moda como necesidad”. Moda por el hecho de que unas velocidades tan elevadas sólo beneficiarían a personas muy concretas, ya que con el 3G y los diferentes puntos WiFi gratuitos que ya se extienden por toda la geografía española son suficientes para el usuario común. Pero también es necesario porque es evolución; ya está implantado y funcionando a la perfección en varios países dentro y fuera de Europa, ¿por qué aún no en España?

Cobertura medieval

Haciendo hincapié en el atraso de España en estas cuestiones, (tenemos las tarifas más caras y el peor internet de la UE) podemos ver que en EEUU y sobretodo Asia, el 4G está ya casi anticuado y utilizan redes mucho más evolucionadas y con velocidades aún más impresionantes, (e incluso ya están probando el 5G). Y entonces nos hacemos otra pregunta, ¿por qué España está siempre varios pasos atrás en lo que respecta a estas tecnologías? José L. Alacid responde de forma tajante: “I+D”. “En España carecemos de empresas especializadas en desarrollo de tecnologías móviles”, asevera Alacid, que como curiosidad menciona a la que ahora mismo es la reina en innovación a nivel mundial: “Actualmente los equipos de radiocomunicaciones Huawei (China) dominan el mercado, tanto por precio como por prestaciones”.

Habría varias conclusiones sobre las redes 4G en España, pero todas acabarían en el mismo río estancado, atestado de dudas e incertidumbre. “4G sí, por supuesto, pero debemos analizar si nos hace falta. Es como pasar a una nueva dimensión, nada que ver con el 3G”, afirma el responsable de Cyberdiario, David Arráez. Por otra parte, Nicolás Rivera concluye su charla sobre las redes 4G con un símil que nos deja un sabor agridulce, “tendremos que seguir conformándonos en España con vehículos muy rápidos y tanques de gasolina muy reducidos”.

Fuentes: Celularisusuarioarraez.com / Cyberdiario
Fuentes fotografía: Orange / MNT / Espana-Live