Hace una década las empresas ni se planteaban tener una aplicación propia, hoy es casi una obligación; y en España más que en cualquier otro país de Europa. Según datos pertenecientes al campo de las telecomunicaciones, la penetración de teléfonos móviles inteligentes en nuestro país “es insólita”. Los españoles han gestado una enorme ola digital que involucra al empresario de forma directa. Hay cambios tan sugerentes que, o los aprovechas, o te acaban perjudicando.

El tren que debes coger a tiempo

Nuestro mundo, tal y como lo conocemos, se encuentra en un proceso de cambio rápido y feroz. La forma en que nos comunicamos, nos informamos, compramos, vendemos, etc., ha dado un giro de 180 grados en apenas diez años. Y el culpable de esta revolución es Internet.

Dentro de las modificaciones que ha provocado la Red, la transformación de las empresas ha sido una de las más notables. Hoy en día no existe una empresa sin página web, o al menos con algún derivado de ésta (como pueden ser las redes sociales). Y si la hay, más pronto que tarde acabará adentrándose en la era digital.

De hecho, España está por encima de la media de la Unión Europea en cuanto a la penetración de smartphones, según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la sociedad de la Información (ONTSI). “La penetración de internet en los hogares españoles ha llegado ya al 69.6%, mientras que la penetración de los móviles alcanza el 96%”. El informe también augura que la telefonía móvil continuará creciendo.

“El acceso a Internet es cada vez más móvil”

Los últimos datos confirman lo que ya se preveía: apostar por el móvil y sus apps en España es una mina que multiplica las posibilidades de triunfar de las empresas. En sólo dos años, según un reciente estudio realizado por la Fundación Telefónica, la tasa de penetración de los smartphones ha aumentado un 18%. Además, las tabletas también destacan por su crecimiento en nuestro país (un 68%).

En España hay más de 23 millones de usuarios activos de aplicaciones móviles que realizan 3,8 millones de descargas diarias de apps. “Los terminales móviles continúan ganando cuota de mercado respecto al dispositivo fijo y los servicios son cada vez más utilizados en movilidad”, afirma el estudio. En concreto, en 2014 más de 21,4 millones de españoles han accedido a Internet en movilidad, lo que representa 4 millones más que en 2013.

El estudio también revela que 14,9 millones de personas  han realizado alguna compra a través de Internet en 2014, de los cuales 1,9 millones lo hicieron por primera vez el pasado año.

Llegados a este punto, ¿por qué evitar lo inevitable cuando te puedes aprovechar de ello?

Adelántate al futuro: Las aplicaciones móviles

La negación de un futuro que ya es presente es un síntoma de oxidación en las bases de cualquier empresa. No es lo subjetivo lo que predomina, el estar a la moda por disponer de tus servicios en Internet ha pasado a ser objetivamente necesario. Ya no se trata de modernizarse, sino de sobrevivir. Y para hacerlo, se precisa un cambio en la forma de entender las reglas empresariales.

La evolución lógica de las empresas (sobretodo las españolas) reside en las aplicaciones móviles. Se trata de un nuevo campo, casi un recién nacido, pero en el que se halla la piedra filosofal de la diferenciación.

En la transición de las empresas hacia Internet se han dado ya dos pasos de tres. Primero fueron las páginas webs, segundo, las redes sociales. El tercer paso, en plena erupción de los dispositivos móviles, está vaticinado por unos datos que no dejan margen de error: las aplicaciones (o apps para empresas).

El dato más crudo de todo esto es que mientras leías este artículo, ha aumentado en millares el número de dispositivos móviles y de descargas de apps en España. Es crucial despertar a tiempo. Ante una ola imparable, lo más astuto es aprovechar su impulso antes de que lo haga la competencia.

Fuentes: El Mundo / ABC
Fuentes fotográficas: Wallmax / Yahoo