Los clarividentes son personas que poseen poderes adivinatorios, adelantan y previenen acontecimientos. Pero hay razones (de sobra) para dudar de ellos. Su opuesto, bien podrían ser las matemáticas. La economía es sinónimo de datos objetivos corroborados milimétricamente y, por lo tanto, fiables. Son estos últimos los que prevén un devenir poblado de tecnología móvil: invertir en las aplicaciones para empresas es apostar por un futuro que ya se ha hecho presente. ¿Aún no has pensado en hacerte con tu propia app? Sigue leyendo. 

Perspectiva y cercanía: una empresa que se adapta a las nuevas conductas

Los smartphones ya están presentes en el 53.7% de la población española a partir de 15 años mientras que las tabletas llegan al 28.5%, superamos la media europea de penetración de tecnología móvil (con bastante holgura). Una visión empresarial ajustada a la realidad filtraría sus servicios a través de una tangible que no deja de crecer. La confluencia de los que quieren vender y los que quieren comprar puede darse como nunca se había dado antes. El acercamiento entre empresa y cliente es el resultado de la adaptación a los nuevos tiempos y nuevas tecnologías.

Feedback entre empresa y cliente como nunca habías imaginado

El smartphone es una herramienta fundamental hoy en día, no importa la edad o situación económica. Una empresa avispada verá un beneficio aquí. Por ejemplo, una app que lance notificaciones push para anunciar alguna oferta, promover un evento o dispensar un nuevo catálogo descargable. Incluso se podría entablar comunicación directa con el usuario, usar la aplicación para realizar pedidos y dotar al cliente de la ventaja de poder visualizar lo que después comprará.

Usar lo que tus clientes usan a diario aumenta la visibilidad y el compromiso

La implicación de una empresa con sus clientes y trabajadores es primordial para engrasar la máquina de la diferenciación y no quedar obsoletos. Esa palabra tan de moda en estos temas, engagement, no es más que la oportunidad de acercar lazos con los clientes, ofreciéndoles promociones, ofertas, atención al cliente, productos aptos para ver y/o comprar las 24 horas, etc.

Ahorro a medio y largo plazo – beneficios a corto plazo

Papel, impresión, distribución, terceras líneas telefónicas, difusiones cada vez que surge un evento en la empresa y un largo etcétera (que dependerá de las necesidades de cada uno). El ahorro es notable. Además, los 365 días del año se podría disponer de un escaparate digital que no cierra nunca. El marketing digital cuesta poco para el alcance que tiene; y más en nuestro país.

Adaptación & Diferenciación

El eje del valor de una empresa gira en torno a la diferenciación de las demás empresas. Diferénciate de la competencia y volarás más alto que el resto. Si decides esperar, puede que sea demasiado tarde, arriesgarse a ir un paso por detrás pudiendo ir dos pasos por delante. Los hábitos adquiridos por la sociedad son las armas de expansión que deben saber aprovechar las empresas. Año tras año los móviles, tablets y las ventas e-commerce crecen y crecen. La creación de páginas webs de empresas supuso el primer paso, las redes sociales el segundo, adelántate a la competencia y da el tercero antes que nadie: crea tu propia app.

Fuentes: AppAndAbout
Fuentes fotográficas: gestionet / dniconsultores / vleeko